SEGURIDAD

Presión Balanceo Alineación Rotación Frenos Los 10 mandamientos


Los 10 mandamientos para el uso inteligente de los neumáticos

Fuente/ Ingeniería de Ventas, Bridgestone Firestone Argentina

1. Calibrar los neumáticos semanalmente de acuerdo con la indicación del manual del fabricante del vehículo.
2. Rotar los neumáticos. Vehículos con neumáticos radiales cada 7000 Km y vehículos con neumáticos diagonales cada 5000 Km rodados.
3. Evitar la baja persión de inflado y la sobrecarga en el vehículo. La baja presión de inflado y el exceso de peso compromete la estructura del neumático, aumenando el riesgo de daños y/o de alteraciones estructurales importantes.
4. Hacer mantenimiento preventivo del vehículo. Amortiguadores, resortes, frenos, rodamientos, actúan directamente sobre los nuemáticos.
5. Utilizar medidas de numáticos y llantas indicadas por el fabricante del vehículo. El vehículo fue proyectado para interactuar en forma equilibrada. La utilización de neumáticos diferentes altera el equilibrio.
6. Alinear el sistema de dirección y balancear los neumáticos conforme a lo indicado por el fabricante del vehículo a por lo menos cada 10.000 Km. También siempre que el vehículo sufra impactos fuertes, rotación de nuemáticos, evidencia de desgaste irregular en los neumáticos, cambios en los componentes de la suspensión.
7. Utilizar el tipo de neumáticos indicado para cada tipo de servicio. Rodar en ciudad con un neumáticos destinado a uso fuera de camino, provocará un incremento en el consumo de combustible y pérdida de estabilidad y confort.
8. Observar periódicamente el indicador de desgaste de la banda de rodamiento (TWI). Este indicador existe en todos los neumáticos, avisa cuando debemos reemplazar los nuemáticos (límite máximo), reduciendo el riesgo de un accidente.
9. No permitir el contacto del numático con derivados del petróleo. Estos productos atacan al caucho, haciendo que pierda las propiedades físico-químicas y mecánicas.
10. Evitar la conducción agresiva, con frenadas fuertes y cambios bruscos de dirección. Nunca ignorar la existencia de "lomas de burro" e imperfecciones del piso. Los mejores pilotos de competición son aquellos que conducen rápido pero saben cuidar el vehículo y los neumáticos.